miércoles, 18 de noviembre de 2015

MEDIODÍA EN PUNTO.




Mediodía en punto es la traducción al español de la expresión inglesa high noon, que hace referencia al mediodía solar, el momento en que el sol ha alcanzado su cénit. A partir de ese momento empieza lo que los ingleses denominan afternoon, que equivaldría más o menos a la sobremesa española.


Para el inglés de a pié las palabras high noon evocan irremediablemente los duelos de pistoleros en el Oeste, que tradicionalmente tenían lugar al mediodía en punto. El caso más célebre es el de la película Solo ante el peligro, que en inglés se titula precisamente High noon

Actualmente en los principales rituales, tanto anglosajones como franceses, el significado masónico del Mediodía en Punto se ha perdido, y se emplea mal y sin saber lo que significa. Veamos estas frases, que corresponden al R.E.A.A.:

V.M.: Hermano Segundo Vigilante, ¿a qué hora comienzan su trabajos los Aprendices (o Compañeros o Maestros Masones)?
S.V.: A Mediodía, Venerable Maestro.
V.M.: ¿Qué hora es, Hermano Primer Vigilante?
P.V.: Mediodía en punto, Venerable Maestro
V.M.: Hermano Segundo Vigilante, ¿a qué hora terminan su trabajos los Aprendices (o Compañeros)?
S.V.: A Medianoche, Venerable Maestro.
V.M.: ¿Qué hora es, Hermano Primer Vigilante?
P.V.: Medianoche en punto, Venerable Maestro

Observemos que en los tres Grados se abre a Mediodía, pero únicamente en los de Aprendiz y Compañero se cierra a Medianoche.

En el Ritual de Emulación, donde también se ha perdido el significado del Mediodía en Punto, aparecen las siguientes referencias al Mediodía en Punto:


V.M.: Hermano. S.V., ¿qué hora es?
S.V.: Ya ha pasado el Mediodía, Venerable Maestro.
V.M.: ¿Cuál es vuestro deber?
S.V.: 
Llamar a los Hermanos del descanso al trabajo.

El hecho de que los Hermanos cesen en su trabajo a Mediodía era una costumbre operativa. Pero hay una segunda referencia que sí se aproxima más al significado original:


(...) el Templo, donde nuestro Maestro (Hiram Abiff) se había retirado para elevar sus oraciones al Altísimo, como era su costumbre habitual a la hora del Mediodía.

Para ver el significado original tenemos que remontarnos a 1730, pues es en Masonry Dissected, de Pritchard, donde encontramos la razón de ser del Mediodía en Punto:


¿Cómo acontenció su muerte (de Hiram Abiff)? 
En la construcción del Templo de Salomón él era el Maestro Masón, y al Mediodía en Punto, cuando los obreros iban a descansar, como era su costumbre habitual, él acudió a supervisar los trabajos (...) y al tercer golpe le derribó sin vida a sus pies.

¿Cómo se deshicieron de él?
Lo sacaron por la Puerta Oeste del templo y lo escondieron bajo unos escombros hasta que fuese de nuevo Mediodía en Punto (...and hid him under some Rubbish till High 12 again).
¿A qué hora fue?
A Medianoche en Punto, cuando los obreros estaba descansando.


Tenemos entonces que el Mediodía y la Medianoche pueden entenderse de dos maneras opuestas: desde el punto de vista operativo, donde los Hermanos comienzan a descansar al mediodía, o bien desde el punto de vista simbólico, donde los Hermanos abren trabajos al Mediodía en Punto y los cesan a Medianoche en Punto. Por otra parte tenemos que plantearnos qué hacía Hiram Abiff (el Centro) a Mediodía en Punto, lo que según Masonry Dissected era supervisar los trabajos y según Emulación era elevar sus oraciones al Altísimo

Pero aun con todo, lo más enigmático es la frase lo escondieron bajo unos escombros hasta que fuese de nuevo Mediodía en Punto. ¿Qué clase de muerto puede esperar que pueda ser de nuevo Mediodía en Punto?

Estos son dos textos de Walter Leslie Wilmshurst que creo que pueden resultar sumamente esclarecedores a este respecto:

En una parte alejada de nuestro Imperio vive un hombre que es, en el sentido más absoluto, un Maestro Masón. Hace años que se embarcó en la gran búsqueda de la Luz, y tras la necesaria preparación bajo otro Maestro alcanzó la gran experiencia espiritual que cambió toda su naturaleza y le elevó permanentemente de la oscuridad a la Luz. Vale la pena que conozcáis como es la vida diaria de un hombre tal, pues se ajusta literalmente a nuestra herramienta simbólica, la regla de 24 pulgadas, en su empleo de las 24 horas del día. Durante al menos dos horas diarias se retira por completo de todos los asuntos externos, poniendo su puerta a cubierto contra cualquier intrusión mundana, y abre la logia de su alma a las profundidades del centro, entrando en comunión extática e idílica con el Altísimo. Es su Mediodía en punto. Durante otras dos horas del día duerme; ese breve período, junto con un mínimo de comida sencilla, basta para darle descanso y recuperar sus energías corporales, pues su verdadero descanso y sostén proviene de la paz sobrenatural y alimento de vida que le viene de su Centro. Las restantes veinte horas del día las consagra a trabajar incansablemente por el interés de sus compatriotas y en el desarrollo espiritual de aquellos puestos bajo su guía. Podéis estar tentados de pensar que lleva una vida nada práctica recluido en una celda o en el bosque. Al contrario, es un personaje prominente que ha sido nombrado Caballero por su servicio público; es Consejero Real, Secretario de Justicia de una extensa provincia, un intelectual cultivado tanto en inglés como en otras lenguas y autor de importantes libros. He preguntado a funcionarios del Gobierno Británico que trabajaron con él durante años si percibieron algo distinto en él, pero no notaron nada y permanecieron totalmente ciegos al extraordinario poder espiritual y santidad que se hallaba tras su aspecto exterior. Él es uno de aquellos que ha encontrado (y vive de Él) el Centro Divino de su ser - ese punto en la Oscuridad en que el Maestro Masón no puede errar – y que consecuentemente posee una Sabiduría y poderes más allá de la imaginación del mundo profano.
La Iniciación Masónica
W.L. Wilmshurst 



(El siguiente texto no es continuación del anterior, sino que está extraído de un párrafo que hace referencia a los Antiguos Misterios)

Como resultado de su purificación y trabajo se había convertido en un iluminado y se decía, en un sentido místico, que tenía doce años de edad. De ser Piedra Bruta se había convertido en una perfecta Piedra Cúbica, un sillar apto para la construcción de la Ciudad Santa que, según se nos dice en el Apocalipsis, es de forma cuadrangular y tiene doce puertas que siempre se hallan abiertas. Pues todas las partes de su organismo se encuentran ahora equilibradas y compensadas, y todas sus puertas (o canales de comunicación con el mundo divino) que ya no se encuentran cerradas ni cegadas por la oscuridad de sus anteriores impurezas, permanecen abiertas para que entre por ellas la verdadera Luz. En Masonería, esta condición se denomina Mediodía en punto; y aquel que la alcance será como Hiram Abiff, en comunión constante e invariable adoración al Altísimo.
La Iniciación Masónica  W.L. Wilmshurst  




Walter Leslie Wilmshurst (1867 - 1939)